dijous, 13 de desembre de 2012

Pregunta al ministre Wert a la sessió de control sobre si creu que el seu projecte de reforma educativa contribueix a millorar la convivència lingüística a Catalunya


Señor ministro,

Considera que su proyecto de reforma educativa contribuye a mejorar la convivencia lingüística en Cataluña?
 
Señor ministro,

Mire, yo no sé que es lo que Usted pretende realmente, pero lo cierto es que con sus declaraciones y con su proyecto ha creado un problema donde no lo había. Usted ha puesto en peligro la convivencia lingüística en Catalunya y está provocando un conflicto institucional que tiene visos de convertirse en un conflicto social y civil!

Y si no cambia de actitud, Sr. Ministro, si no rectifica, lo puede a hacer saltar todo por los aires. Por ignorancia, por mala fe o por ambas cosas. Pero se lo puede cargar todo.

Si lo suyo es ignorancia, si Ud. ignora la realidad educativa de Catalunya y la eficacia del modelo de inmersión lingüística en términos de cohesión social y de igualdad de oportunidades, creo sinceramente que Ud. debería estar inhabilitado para ejercer el cargo de ministro de educación. Si por el contrario es tan irresponsable que lo único que pretende es imponer una lengua sobre la otra a cualquier precio; deberían cesarle de manera fulminante, porque el despropósito es descomunal.

En cualquier caso a mi, su futuro político me preocupa más bien poco, porque es evidente que su mandato tiene fecha de caducidad. En cambio, la lengua, la lengua catalana, seguirá ahí, por mucho que usted se empeñe en eliminarla. Porque enfrente va a tener, no únicamente la oposición de un gobierno. Enfrente se va a encontrar con la oposición de todo un pueblo, que entiende su menosprecio hacia el catalán y sus intentos de españolizar a los alumnos catalanes como una agresión intolerable!

Usted ha abierto la caja de los truenos, y allí donde había convivencia ha traído conflicto. Usted ha usado la lengua y los sentimientos de los catalanes como elementos de confrontación y si no rectifica, deberá atenerse a las consecuencias. Porque el conflicto va a ser muy duro y muy largo. Se lo garantizo. Y sepa que vamos a luchar hasta donde haga falta para defender la lengua y la escuela catalana e impedir este despropósito. Así que, viendo cuál es su actitud, yo le pido, Sr. Ministro, que se vaya! Váyase antes de que sea demasiado tarde. Váyase antes de que el daño que está haciendo sea irreparable.